• fcaebook2
  • twiter2
  • instagram
  • login

Login

Usuario
Password *
Recordarme

BLOG YOGA

Blog de María Isabel Henao Vélez, Jignasu de la Tradición de Satyananda Yoga. Instructora de yoga, Periodista, Especialista en Medio Ambiente, Actriz y estudiosa de temas de salud, bienestar y nutrición.

LEVÁNTESE DE ESA SILLA

mountain-pose-tadasana

imagen doyouyoga.com 

Estar de pie pareciera lo más normal del mundo. Con la respetuosa excepción de quienes por alguna dolencia física, no pueden hacerlo, claro está. Pero, ¿qué tan consciente es usted de cómo se encuentra su cuerpo cuando está de pie? Fíjese un rato en las personas de alrededor suyo. Seguramente la mayoría están sentadas. Hay algo que hace a los seres humanos buscar reposo e instintivamente colonizamos un asiento donde quiera que llegamos. Me pregunto si sabemos estar de pie cuando en una fila veo a las personas rotar su peso de una pierna a otra, encogerse en alguna enjuta posición o simplemente ver reflejada en su cara cierta mueca de disgusto o agotamiento al paso del tiempo; pero también cuando veo soldaditos de plomo erguidos, tiesos e inmutables. Confieso que alguna que otra vez he indagado en la cinestesia de mi cuerpo como escarbando entre algunos recuerdos de la técnica Alexander, tan beneficiosa para el descubrimiento y la apropiación del cuerpo, preguntándome qué vicio de postura o movimiento pudiera no haberme pillado y estuvieran causando algún malestar.

El Yoga es un recordatorio constante de "hacerse consciente de", y escanear el cuerpo es una tarea no reservada únicamente para la práctica cuando ejecutamos las asanas. El Yoga invita a llevar la atención de tanto en tanto a nuestro cuerpo para saber si estamos apretando grupos musculares o ejerciendo esfuerzo de más sobre alguna zona. Nos invita a detectar esas acciones inconscientes y a tomar correctivos soltando, liberando o simplemente cambiando nuestra posición con delicadeza. Y sobre todo, moviéndonos con regularidad pero también sabiendo entregarnos al reposo. Quienes trabajamos por largas temporadas (o quienes lo hacen de manera constante) en oficinas frente a computadores, pueden desarrollar patologías relacionadas con el sedentarismo. Así que cuando el personal de salud ocupacional lo invite a hacer sus pausas activas, no lo dude.

Yo lo invito a que esas pausas las haga introduciendo el ingrediente de la plena atención. Acostúmbrese a hacer un barrido tipo escáner de su cuerpo. Y Hágalo de pie. Si quiere programe una alerta en su celular iniciando con 2 diarias y luego con 3. Levántese de esa silla y póngase de pie con los pies juntos. Cierre los ojos y tome unas 5 respiraciones largas y profundas. Ellas le abrirán la puerta a la consciencia de su cuerpo. Lleve la atención a las plantas de los pies. Sienta plenamente los puntos de apoyo efectivo de los pies sobre el piso. Los talones, la bola del pie, los dedos y el borde exterior. Luego trate de percibir las zonas que no hacen contacto efectivo, como el arco. Observe cómo esa pequeña estructura, maravilla de la ingeniería lo ha sostenido toda su vida. Juegue a darse cuenta del equilibrio. Fíjese cómo estar "quietos de pie" es una falacia. El cuerpo hace micro movimientos casi imperceptibles ajustando en el espacio las cargas y el peso sobre músculos y huesos, y ajustando su centro de gravedad para evitar que se desplome al piso. Intente darse cuenta de este sutil proceso. Suba después por los tobillos y sienta cada parte plenamente a medida que va subiendo en escáner corporal. Avance a las pantorrillas y espinillas hasta llegar a las rodillas. Si siente alguna molestia, por ligera que sea en alguna zona, pase un borrador mental, frotando suavemente y mande la orden de "soltar" de tal manera que libere la orden nerviosa y muscular asociada al dolor. Siga su camino por los muslos, la entrepierna y al llegar a la parte baja de la espalda, sienta como si le jalaran hacia arriba de una cuerda en la coronilla de su cabeza. Dese cuenta cómo la espalda se yergue pero no la ponga como un riel. Recorra cada vértebra una a una en ascenso, como si una hormiga las inspeccionara y tuviera que pasarle un reporte. Sienta plenamente. Llegue al cuello y repase los músculos que sostienen la cabeza y se ensartan en los hombros, baje por los omoplatos. No tenga afán, vaya a su ritmo. Dese un regalo de consciencia y atención plena. Luego suba por la parte de atrás de la cabeza hasta llegar al punto de la coronilla donde está amarrada la pita imaginaria y jale otra vez con suavidad. Descuelgue los brazos, sienta como si de las puntas de los dedos tuviera amarrados unas pesas que suavemente le invitan a estirarlos con comodidad. Retorne la atención nuevamente a la respiración y culmine con otras 5 inhalaciones y exhalaciones largas y profundas. He ahí una sencilla pero energizante y relajante práctica. Espero que la disfrute.

El siguiente paso a ese incorporarse con consciencia es darle tiempo a las asanas de pie en su rutina diaria. Ellas mejorarán su postura, equilibrio y coordinación muscular, además de fortalecer los músculos que mantienen la espalda derecha durante la meditación y aumentar la oxigenación y capacidad de los pulmones. Las 3 posturas de la "palmera" serán sus mejores amigas. Se lo garantizo.

¡Una feliz semana para todos!
Om Shanti
Maísa

  • Nombre: María Isabel Henao Veléz
  • Twiter : https://twitter.com/MaisaMundoVerde

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

A TU SALUD . Copyright ® 2014 All rigths reserved