• fcaebook2
  • twiter2
  • instagram
  • login

Login

Usuario
Password *
Recordarme

BLOG YOGA

Blog de María Isabel Henao Vélez, Jignasu de la Tradición de Satyananda Yoga. Instructora de yoga, Periodista, Especialista en Medio Ambiente, Actriz y estudiosa de temas de salud, bienestar y nutrición.

SALGA A LA NATURALEZA… ¡A MEDITAR!

medinnature

Así de fácil. En vacaciones, en un fin de semana que salga de su urbe de cemento. Y si usted es un privilegiado que vive en un entorno más natural que entre la cuadrícula de cemento de las ciudades principales e intermedias, pues lo invito a ver de una manera distinta lo que lo rodea y lo aproveche para practicar una de las técnicas más sencillas de meditación. La atención plena, 100% aquí y ahora, sumergiéndose en la experiencia de los sentidos. Dice Swami Satyananda en su libro Caminos para realizar el ser, que no hacen falta más de 10 a 20 minutos de práctica en un lugar tranquilo para inducir un estado de relajación total, mejorar la percepción y profundizar el amor a la vida.

Los sonidos de la naturaleza, además de representar un foco maravilloso para meditar, tienen la ventaja de inducir efectos maravillosos en el cuerpo humano. Usted le hace un bien a su cuerpo y mente cuando deja de castigarlo con los pitos, frenadas, aceleraciones y rugido del parque automotor; con el golpeteo de un parque industrial, de un aeropuerto cercano y del equipo de sonido a todo volumen de un establecimiento comercial que cree que con un voceador y la música a todo volumen le van a comprar más. El silencio y los sonidos que la madre naturaleza emite, son espectros con frecuencias que muchos estudios han correlacionado con una notable mejora en la salud de pacientes hipertensos, con otras patologías cardiovasculares y gástricas, y con altos niveles de estrés, por citar algunos. Entre estos sonidos encontramos los cantos de las aves, el movimiento de las olas del mar, el soplido del viento entre riscos o filtrándose entre las ramas y copas de los árboles, el roce del agua en el cauce de un río, el golpeteo de la lluvia...

Hace dos semanas llevábamos unos blogs dedicados a las posturas en yoga, iniciando un poco el tema del Hatha Yoga. Démonos un descanso, para el próximo podemos retomar. No me gusta cuando la cosa se pone tan técnica. Así que pregúntese cuál es su sitio favorito y vaya reservando en su calendario y ahorrando en un marranito para darse un regalo magnífico. Un día o varios en sosiego, tratando de no hablar de más, sino lo necesario. Intente escuchar, más que desatar la verborrea continua en la que muchos de nosotros pregunta, se contesta y comenta.

No es necesario adoptar una postura de yoga específica. Se puede practicar sentado de cualquier forma cómoda, acostado al aire libre, e incluso en una caminata a paso lento. Comience practicando con los ojos cerrados (esto no aplica si camina, claro) y conforme avance la práctica, incluso, puede aprender a meditar con los ojos abiertos y fijos sobre un objeto específico, como las nubes corriendo a través del cielo, las flores o las hojas de los árboles moviéndose con la brisa, o las estrellas brillando en el cielo de noche.

Grabe si quiere la guía que le voy a compartir a continuación para que con un audio a muy bajo nivel siga las instrucciones. Si no usa un audio que le diga el tiempo que ha pasado y le indique terminar, ponga una alarma suave para abordar el final de la práctica. El protocolo palabras más, palabras menos, es el siguiente:

Acomode su cuerpo en una posición cómoda y suelte paulatinamente las tensiones musculares que pueda tener en el momento. Realice un escáner de los pies a la cabeza pasando por cada miembro y articulación en orden ascendente hasta llegar al rostro. Preste especial atención a las zonas donde se hacen "nudos" como cuello y espalda. Conforme sienta incomodidad o tensión en estos lugares, mande la orden de soltar, soltar, como quien pasa un borrador que aligera el nudo y abre las fibras musculares. En la cara, detalle también los mismos lugares que marcan expresiones incluso de manera inconsciente, como el entrecejo, la comisura de los labios y el contorno de los ojos. Una vez sienta que su cuerpo se ha soltado y logrado un nivel de relajación agradable, yazca en esa posición y abra sus sentidos al entorno. Cierre los ojos y quédese quieto. Inicie pasando revista los sonidos. Desde los más evidentes a los más sutiles. Desde los más cercanos a los más lejanos. Tome consciencia de los efectos del viento sobre los elementos que roza o mueve. Busque sonidos producidos por la fauna. Seguramente las aves serán las más representativas, o los insectos quizá. En algunos momentos deténgase en cada sonido, sumérjase en él. Vuélvase él. En otros haga rápidos barridos por todos ellos. No opine sobre lo que está experimentando. No juzgue ni clasifique; simplemente percíbalos y fluya con las vibraciones creadas por la naturaleza. Después vuelva su consciencia al efecto del entorno sobre su cuerpo, sobre su piel. El roce del viento en su piel, ropa, pelo... la temperatura del exterior ya sea cálida o fresca y el nivel relativo de humedad (si puede, claro, estos niveles de percepción son más sutiles). Experimente las sensaciones en atención plena de ese instante presente. No vaya atrás o adelante. Transfórmese en esos elementos que le ofrecen su movimiento, sensaciones y sonido. Como el viento o las aves, usted es libre, siempre en movimiento. Como las flamas de una fogata, si practica en la noche, usted es chispas y luz, siempre nuevas, siempre luminosas. Para cerrar su práctica, vuelva la atención al cuerpo. Revise los contactos del cuerpo sobre los lugares o materiales sobre los que se apoya. Ya sea una silla, una hamaca, un prado, una cobija o la arena de la playa. Siéntalos plenamente en su cuerpo y sienta la ropa que lleva puesta. Luego lleve la atención a su respiración y haga 5 inhalaciones y exhalaciones largas y profundas. Después comience a hacer pequeños movimientos en sus extremidades hasta que se desperece y estire completamente. Abra suavemente los ojos. Sonría. ¡Ha terminado!

Una feliz práctica y una excelente semana.
Om Shanti,
Maísa.

  • Nombre: María Isabel Henao Veléz
  • Twiter : https://twitter.com/MaisaMundoVerde

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

A TU SALUD . Copyright ® 2014 All rigths reserved