• fcaebook2
  • twiter2
  • instagram
  • login

Login

Usuario
Password *
Recordarme

BLOG YOGA

Blog de María Isabel Henao Vélez, Jignasu de la Tradición de Satyananda Yoga. Instructora de yoga, Periodista, Especialista en Medio Ambiente, Actriz y estudiosa de temas de salud, bienestar y nutrición.

VIAJANDO POR EL CUERPO A TRAVÉS DEL HATHA YOGA: PARA EJECUTAR BIEN LAS POSTURAS (ASANAS)

postura de la montaña

Supongo que la mayor parte de los seres humanos y nuestras culturas, a lo largo de nuestro corto camino evolutivo como especie, hemos estado obsesionados con el cuerpo. Y qué le hacemos, es nuestro vehículo para experimentar del mundo. Sin este cuerpo humano no lograríamos ninguna de las experiencias místicas de las que tanto se precian quienes han renegado de él. El asunto es, ni tanto que queme al santo, ni tan poco que no lo alumbre. Para relacionarnos con nuestro cuerpo es necesario encontrar un equilibrio, y eso incluye aceptarlo, amarlo, respetarlo, cuidarlo y usarlo, una tarea que ocupa toda la vida. La veo como un maravilloso viaje de la conciencia por los seres encarnados que somos a lo largo de las distintas etapas de la vida, tan diferentes todas; por eso quizá resulte tan retador y abrumador ver nuestros cambios frente al espejo en todas ellas.

Esa especial afinidad de ciertas culturas (para no llamarla obsesión) por el cuidado del cuerpo y un paso más adelante, por el conocimiento del ser interior a través de él, encuentra una magnífica herramienta en el Hatha Yoga. Y dentro del Hatha, las asanas han venido a hacer su agosto los últimos 50 años en occidente, tanto que se cree que el yoga es solamente una disciplina física para promover la salud y el buen estado físico. Las asanas son posturas específicas del cuerpo que estimulan el sistema endocrino, y abren y reestructuran los flujos de energía. A través de ellas desarrollamos el control del cuerpo y en consecuencia, ganamos en control de la mente. Recordemos que cuerpo y mente están conectados, si sentimos dolor este nos afecta tanto física como mentalmente y si estamos estresados la tensión se refleja en la musculatura del cuerpo, por ejemplo. Con la atención que le prestamos al cuerpo durante la práctica de yoga, y la relajación y liberación de tensiones que logramos en ella, comenzamos a reconocer lo que sucede en nuestros cuerpos y por asociación, lo que sucede en nuestra mente.

Originalmente las asanas fueron concebidas para encontrar posturas en las cuales sentarse a meditar sin que el cuerpo se cansara o fuera un impedimento para lograr períodos largos de práctica. Posteriormente fueron incluidas otras en el sistema, al buscar el equilibrio y la salud general para el cuerpo. En el yoga Sutra 47, sobre cómo dominar la asana, Patanjali dice que se alcanza mediante la relajación del esfuerzo. Es decir, para lograr la perfección, estabilidad y comodidad en las asanas se tienen que superar la tensión y el esfuerzo. Por lo tanto, el esfuerzo se tiene que relajar y debe existir relajación perfecta. Esto significa que no se debe luchar ni hacer fuerza en parte alguna y que la ejecución se debe lograr sin tensión muscular o nerviosa. En términos prácticos esto implica un acercamiento gradual a la postura completa, según sus propias capacidades, las cuales se irán incrementando a medida que vaya practicando, fortaleciendo y estirando sus músculos. En el yoga, como en cualquier práctica física, hay que atravesar estadios con las variaciones en los movimientos o en la postura que sean necesarias, porque si somete el cuerpo a esfuerzos para los que no está preparado, este le pasará la factura en dolor y lesiones. Y déjeme decirle, no hay nada más alentador que yacer plácidamente en una postura sin esfuerzo, como si lo hubiéramos hecho toda la vida. Es igual a cuando un bailarín o un patinador en el hielo logran un figura o un movimiento perfecto sin pensarlo, cuando el proceso para llegar ahí significó horas de empeño.

Enfóquese entonces en las capacidades propias y no en las del profesor u otros alumnos. Dese cuenta como en la mañana el cuerpo está más rígido que conforme va pasando el día y cómo es uno al comenzar la clase y otro al salir. Motívese a practicar más de dos veces por semana, pues solo la práctica regular transforma el cuerpo con implicaciones energéticas y mentales. Muévase de prácticas suaves a intermedias y finalmente a avanzadas, de manera progresiva y sistemática, incrementando gradualmente el número de rondas y el tiempo de permanencia en las posturas, para que el cuerpo se ajuste y pueda incrementar su capacidad. De igual manera, dentro de la misma clase empiece con asanas suaves que preparen para otras más exigentes, dándole tiempo al cuerpo de calentarse.


Su profesor debe incluir distintos rangos de movimientos en las secuencias de su práctica (igual si es usted quien la diseña). Típicamente deben incluirse: un estiramiento, una flexión lateral, una torsión, una flexión hacia atrás, una flexión hacia adelante, una postura de equilibrio y una invertida. Es decir, movimientos que combinados mantengan la columna flexible y la energía sin bloqueos.


Siga ciertos principios de precaución. Recuerde que potencialmente las áreas vulnerables del cuerpo son el cuello, la espalda y las rodillas. Cito algunos ejemplos:
• Cuando doble su rodilla, recuerde alinearla en la dirección a que apuntan a sus pies y no la proyecte más allá de los dedos. Para flexionar hacia adelante o atrás el cuerpo, dóblese desde las caderas, no desde la cintura y mantenga la espalda recta.
• Aflojar las rodillas en lugar de bloquearlas, dará apoyo a la espalda en flexiones hacia adelante desde la postura de pie.
• Proteja su espalda baja, cuando esté acostado, en elevaciones de piernas mantenga las lumbares contra el piso doblando la rodilla de la pierna contraria y apoyando las manos contra el piso.
• Sincronizar los movimientos con la respiración significa activar una válvula de protección que no nos dejará ir más de la cuenta en ciertos movimientos de rebote o estiramiento que puedan lesionarnos si se nos va la mano.
• No se obsesione con alcanzar múltiples rondas de un asana, sobre todo las dinámicas como Surya Namaskar y Shashankbhujangasana. Está bien incrementarlas, pero su tiempo fuera lo puede estar sobrepasando si pierde el foco en la postura, erra el conteo o pierde el equilibrio porque está física o mentalmente cansado. Vaya progresivamente a lo largo de semanas y meses, y subirá su cuenta.
• Sea paciente con las posturas sostenidas. No se torture tratando que quedarse una eternidad en ellas. Use su sentido común y no termine con una extremidad dormida. Sosténgala de a poco que no tiene que quedarse a vivir en la postura para que esta sea provechosa, pero tampoco huya de ella.
• No se amañe en las variaciones de las posturas. Úselas mientras su cuerpo se fortalece pero vaya por el reto de avanzar hacia la postura completa. Explore sus potenciales, siendo consciente de sus límites.

Dediqué el blog de hoy a las asanas, esas posturas físicas por las que quizá usted se inscribió en el gimnasio a la clase de yoga o a una academia especializada. Espero que las precauciones para su práctica que compartí hoy le sean de utilidad, sobre todo si tiene un profesor con ganas de entrar al circo del sol, que hace gala de su fuerza y flexibilidad en clase, mientras usted sufre intentando hacer lo que él. La próxima semana le compartiré más, pues cuando de asanas se habla, hay mucha tela que cortar.

¡Feliz semana!
Om shanti,
Maísa.

  • Nombre: María Isabel Henao Veléz
  • Twiter : https://twitter.com/MaisaMundoVerde

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Comentarios   

#1 web de trucos 06-05-2017 21:34
 Mola bastante este videojuego, pero como las formas on-line son un tanto repetitivas

Hecha un ojo y ademas navega por mi weblog:: web de trucos: http://olympicarchive.net/__media__/js/netsoltrademark.php?d=trucoteca.com
Citar
A TU SALUD . Copyright ® 2014 All rigths reserved