• fcaebook2
  • twiter2
  • instagram
  • login

Login

Usuario
Password *
Recordarme

BLOG SALUD

Blog de salud, Conocimientos e Ideas para conservar la Vida Sana desde la Medicina Biológica.

¿CONSUMIR CARNE Y CARNE PROCESADA PRODUCE CÁNCER?

Carnes

  

La reciente publicación del mes de octubre de 2015 por parte de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre la carcinogenicidad del consumo de la carne roja y de la carne procesada (http://www.who.int/features/qa/cancer-red-meat/es/ ), ha puesto una voz de alarma, pero con múltiples confusiones y diferentes formas de análisis, que en vez de ayudar, han producido más zonas grises y pocas recomendaciones claras sobre el efecto de la carne roja en la salud humana, y en la incidencia del cáncer.

Tras haber publicado en este blog hace quince días el artículo sobre los efectos nocivos de la agricultura animal (http://atusalud.com.co/web/index.php/blog-salud/313-la-ganaderia-intoxicacion-humana-y-planetaria ), cae como anillo al dedo ilustrar hoy en este espacio el valor y los datos claros que arroja el comunicado de la OMS.

La publicación a la que nos referimos, es la divulgación de parte de los resultados de una monografía del Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer  (CIIC), que a su vez consideró para su concepto a más de 700 estudios epidemiológicos que arrojaron datos sobre la carne roja, y a más de 400 sobre la carne procesada, tal y como lo indica el CIIC en su documento. De igual manera el comunicado afirma que “El grupo de trabajo del CIIC se conformó con 22 expertos procedentes de 10 países”.

Definiciones

El propio texto de la OMS afirma considerar que “Carne roja es toda carne muscular de los mamíferos, incluyendo carne de res, ternera, cerdo, cordero, caballo y cabra”  y que “La carne procesada se refiere a la carne que ha sido transformada a través de la salazón, el curado, la fermentación, el ahumado, u otros procesos para mejorar su sabor o su conservación”.

Así las cosas, el CIIC clasificó a la carne roja dentro del Grupo A2, es decir, como probablemente cancerígena para los seres humanos, lo que quiere decir que la evidencia científica que asocia el consumo de carne con la aparición de cánceres es positiva, pero no suficiente para establecer una causalidad directa. En este caso, estamos hablando de un riesgo, y en tipos de cánceres como el colorrectal.

Sin embargo, el CIIC clasificó a la carne procesada dentro del grupo 1, es decir, como cancerígeno comprobado para los seres humanos, hallando suficiente evidencia a partir de estudios epidemiológicos que “muestran que el consumo de carne procesada provoca cáncer colorrectal”. Si bien en este grupo se encuentran también el tabaco y el amianto, no se pueden considerar  como equivalentes, sino como potencialmente aportantes “de la misma evidencia científica de ser una causa de cáncer”.

Más allá de las evidencias epidemiológicas

Los cánceres implicados en las evidencias publicadas por la OMS y gracias al CIIC, son el colorrectal, de páncreas y de próstata, así como el de estómago. Las evidencias por fuera de los estudios epidemiológicos, tienen  que ver con la producción de agentes cancerígenos, a través de los modos de cocción o tratamiento de las carnes rojas.

Quienes trabajamos en medicina biológica y funcional, nos referimos con frecuencia  a los factores que hacen de las carnes rojas un agente que contribuye a los estados tumorales y a su proliferación. En otras palabras, el metabolismo de las carnes rojas produce en el ser humano una disminución del pH de sus medios intra y extracelulares (una acidificación del cuerpo), un aumento de toxinas relacionadas con cambios cancerígenos, y una relación con la producción de productos oxidados y con radicales libres.

En prevención y tratamiento del cáncer, cuando se habla de dietas alcalinas, es precisamente porque se hace indispensable controlar el aporte de cernes rojas, de carnes procesadas, de lácteos y de sus derivados, como fuentes de acidificación. Este concepto va más allá de la asociación con productos provenientes del tratamiento y cocción de las carnes, en la que la OMS a través de la monografía del CIIC, ya ofrece las evidencias suficientes para considerar a las carnes procesadas como carcinogénicas.

Recomendaciones

Desde nuestro punto de vista, hay suficientes argumentos científicos de orden epidemiológico, para considerar que la disminución del consumo de carne roja, privilegia la prevención de la aparición del cáncer;  y hay otros argumentos médicos para recomendar disminuir e incluso reemplazar la carne roja por otro tipo de proteína, con el fin de disminuir los factores que contribuyen y favorecen la proliferación y crecimiento de tumores.

En el caso de las carnes procesadas, no hay duda que desde el punto de vista de sus componentes derivados de la cocción y/o tratamiento (en particular los “que se forman durante el procesamiento de carne se incluyen compuestos N-nitroso e hidrocarburos aromáticos policíclicos”) son directamente cancerígenos.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Comentarios   

#1 OLGA LUCIA RAMIREZ A 02-06-2016 16:40
Buenos dias,desde hace tiempo he querido ser vegetariana ya que mi organismo tiene problemas con la digestión de las carnes en especial las rojas, hace aproximadamente 2 años no como la de res y la de cerdo hace como 6 meses, ademas porque tengo claro que lo mejor es volver a la tierra cuando de alimentación se trata, me gustaría tener recetas agradables para mejorar la variedad.
Citar
A TU SALUD . Copyright ® 2014 All rigths reserved