• fcaebook2
  • twiter2
  • instagram
  • login

Login

Usuario
Password *
Recordarme

BLOG BRÚJULA

Blog de La Salud conlleva un equilibrio entre los estados físico, mental y espiritual del individuo. A nuestro alcance hay muchísimos recursos que pueden resultarnos de gran utilidad. Acá tratamos de mostrar un número posible de estos recursos para decidir el mejor camino que podemos tomar.

FRENTE Y ASIENTO DE LA EDIFICACIÓN

Uno de los temas más importantes para realizar un buen feng shui es determinar el frente y el asiento correctos de la edificación.

El frente nos determina la calidad de qi que penetra en la edificación. Las energías del frente hablan de posibilidades de prosperidad, abundancia y estabilidad.  Esta calidad de qi, que ingresa poco a poco se distribuye con ciertos patrones. Esta distribución se puede averiguar realizando lo que se determina el vuelo de las estrellas volantes. Sin embargo, antes de poder hablar de estrellas y su vuelo, debemos comprender muchos otros conceptos.

En un mundo ideal, la edificación tiene un frente abierto y definido hacia un paisaje amplio y un asiento mucho más pasivo hace un patio. El “frente”, podemos entendelo como la orientación de donde se reciben la mayor cantidad de energía. Sus fachadas laterales completamente cerradas por ser una edificación medianera.

Así como nosotros si sentamos en una silla cómoda podemos relajarnos, trabajar, o interactuar con diferentes personas bien diferentes planos, una casa al “sentarse” bien puede recibir a sus moradores de una mejor manera. En sentido figurado podemos imaginarnos que cualquier edificación se sienta sobre un terreno y abrir sus brazos a recibir las energías del universo.

Este sentarse bien de una edificación, no sólo se refiere a que estructuralmente se respeten normas sismo resistentes o se perciba sólida, se refiere a que la calidad del qi del asiento sea fuerte y sólida, el asiento como la orientación de donde se recibe la energía más pasiva que es la que brinda la solidez, prudencia y buen manejo del qi.

Sin embargo, la  determinación del frente y el asiento a veces no es tan fácil debido a que la edificación no presenta un cambio significativo entre sus fachadas. Edificios de fachadas flotantes, todas en vidrio o fachadas opuestas que están diseñadas idénticas.

En las peores circunstancias la edificación esta suelta dentro del lote y sus cuatro fachadas son iguales o por lo menos muy similares. Lotes esquineros y cuadrados donde la edificación que se construyen también es de planta cuadrada. Puertas o “bocas” que salen hacia las vías y los patios de manera indiscriminada.

Plantas irregulares y que cambian de dirección.

Esto confunde a las energías. Cuando no hay un frente definido, la energía entra de manera indiscriminada y sin jerarquía por diferentes partes por lo cual, la energía tiende a volverse caotica. Pues es como si diéramos indicaciones confusas a la energía y esta al intentar integrarse llegara, reglas y normas que nos sintonizan con las reglas y normas de otros campos interactuantes.

Para llegar a tener el concepto claro y a partir de allí tener las herramientas para determinar el frente y el asiento de una edificación, debemos remitirnos a uno de los principios primarios de feng shui y es su traducción.

El término feng shui traduce literalmente el viento y agua. En un sentido estricto estamos hablando de la energía, que es transportada por el viento y almacenada por el agua. Pero que conduce al viento y almacena el agua?

La respuesta es: las montañas. Son las barreras que hacen elevar y conducir la brisa y son las que encausan los ríos.

Por eso, en un sentido estricto, cuando hemos de determinar el frente de una edificación, debemos prácticamente olvidarnos de él mismo y concentrarnos es el punto mas yin, oscuro y solido, es decir la “montaña”, que en términos de Qi ( energía) es su orientación más cerrada. 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

A TU SALUD . Copyright ® 2014 All rigths reserved